Nos metemos en dificultades nosotros mismos. Nada en el mundo nos puede crear dificultades. Nada. Y mientras más piensas en problemas, más problemas vas a tener. Esto es debido a que si tu mente esta involucrada en problemas, lo natural es que ese pensamiento problemático traiga aún más problemas. Sin embargo puedes sentirte libre y encontrar esa libertad a través del no-apego, dejando que los problemas vengan y vayan.

¿Por que vamos a dejar que el barco de la vida zozobre de aquí para allá en las olas? Mejor sentarse en la orilla y observar las olas. ¿Y que encontraré? Encontraré la belleza del movimiento de las olas, mis ojos verán la belleza de su ritmo; y no solo eso, escucharé el sonido de las olas, y su bello y armonioso rumor tendrá un efecto calmante sobre mi.

Si quieres olas, haces olas. Si quieres calma, encuentras calma. El camino esta delante, tienes el martillo y el cincel, la madera. Actúa! La acción. Y si la acción es no-egoísta entonces no produce ninguna reacción. Toda acción produce una reacción, lo que siembres cosecharas, sin embargo esto solo es verdad si la acción es egoísta. Si la acción que haces es no-egoísta, entonces no produce ninguna impresión en tu mente, y son las impresiones de la mente las que entran en erupción creando los efectos sobre ti. Y este es el secreto del aquí y el ahora de la vida. Entonces, incluso en la “aparente realidad” encontrarás la Actualidad de la vida.

Todo es verdad, pero tienes que recorrer el ciclo completo para comprender esto. Todos los opuestos son verdad. La ciencia ha probado esto y en el universo todas las polaridades se hacen Un solo universo y aún así las polaridades permanecen.

Donde hay un manifestador, tiene que haber una manifestación, pero lo que hacemos con la manifestación se nos ha dejado enteramente a nosotros. Todo es bello y gozoso si aprendemos a verlo con los ojos del corazón, con el centro de la personalidad humana que es el corazón, en vez de con los ojos de la mente. Una vez que tocas los cables de vida del corazón, has tocado lo no manifestado, la fuente de la que todo proviene. Los sentidos (vista, oido, tacto, gusto, olfato) son los que han creado las impresiones en tu mente que te sirven para reconocer la existencia, la tuya y el resto de la existencia. Sin embargo, si hubieras nacido sordo, ciego, sin tacto, etc… ¿donde estarías tu y donde estaría este universo? A través de las impresiones que han dejado no llegaras nunca a ese corazón desde el que todo lo creado surge. Por eso la meditación es tan importante, pues te lleva a que puedas tocar el centro de tu personalidad, el centro de tu existencia buceando más y más profundamente en tu ser. Así encuentras que la vida y la Divinidad no están separadas pues en primer lugar nunca existió la separación.

Digamos que amo a una mujer muy profundamente, muy intensamente, sin ningún egoísmo, sin sentimientos de lujuria, simplemente un intenso amor. Digamos que esta a miles de kilómetros de distancia, ella en América y yo en África del Sur. Se que esos miles de kilómetros son el analisis que hace la mente. Mido la distancia que hay entre America y Africa del Sur, consulto los mapas, o lo que sea. Pero en el reino del corazón no hay kilometrajes, ella nunca ha estado separada de mi. Ella ha estado conmigo desde la eternidad. ¿Y desde donde vino el reconocimiento de esta eternidad? A través del ego.

Ah!, así pues que ni el ego ha de ser descartado, sino que ha de ser utilizado para el propósito de la cognición. Entonces eres capaz de conocer que: “Ah.., nunca hemos estado separados!”

¿Y por que este estúpido y pequeño ego mio esta jugando conmigo haciéndome sentir como un sediento en el desierto? Nunca podrás erradicar al pequeño ego. Nunca podrás erradicar esa individualidad mientras estés en este pequeño cuerpo. Eso permanecerá. ¿Piensas que una gota de agua que cae en el océano pierde su individualidad? No, no lo hace. Se funde en el océano, pero esa gota sigue estando en ese océano, así la individualidad se funde en la universalidad.

Si llevamos esto a los problemas de la vida practica, uno puede vivir como un individuo y simultáneamente como la fuerza universal, aquello que es Real. Así, aquí la realidad y la actualidad se combinan entre ellas y aceptas toda la diversión que la vida da. Pues todo es diversión y solamente diversión; todo es gozo y nada más.

¿Por que vivimos una situación como dolorosa o dañina? Porque las percepciones que nos llegan a través de los sentidos van hasta las diversas zonas de la mente consciente y subconsciente y encontramos experiencias previas, que a su vez encuentran otras experiencias e impresiones previas, y en un proceso de comparación la mente subconsciente se traduce a si misma en la mente consciente y dice: “esto es doloroso” o “esto es feo”. Así pues: ¿De donde viene la fealdad? No del objeto percibido. La fealdad viene de las impresiones o samskaras que están previamente en la mente subconsciente. De esto es de lo que nos tenemos que deshacer.

La única manera de deshacerte de estas impresiones o samskaras es la meditación, disciplina que quema las semillas del karma, esas impresiones, para que no puedan germinar. Usamos esa fuerza universal que se deshace de todo el karma. Entonces vas más allá de la pequeña ley relativa que dice “lo que siembres cosecharás”. Esto es verdad, pero solo desde un punto de vista limitado.

El hombre tiene la habilidad de ir más allá de esa ley relativa, y este es el mensaje para este siglo y para los próximos seis siglos. No te sientas culpable de las cosas que hayas podido hacer, o de las cosas que tus acciones hayan podido causar. Puedes ir más allá de todo ello. Todo puede ser descartado como un vestido viejo. Todo puede ser limpiado bajo esa ducha de luz que que esta profundamente enterrada en nuestro interior. Esa luz la tenemos que interpretar en nuestra vida diaria, cada día en el que vivimos la experiencia de nuestra existencia. En nuestras acciones diarias.

La vida no puede estar separada de la espiritualidad, pues nunca jamas lo estuvo. La separación que encontramos entre la vida y Dios es solo una creación de nuestra mente. Proyectamos nuestras propias impresiones en la pantalla de la vida, como si fuese una película de cine sobre una pantalla blanca, blanca como la luz. Y vivimos una vida irreal donde tomamos por cierto fuera lo que solo son impresiones previas en nuestra mente.

Vamos a ver una película de esas que nos hacen llorar, un buen drama. Y pronto estamos sacando nuestros pañuelos mientras las lagrimas, inevitables, surgen. Sabes que es una película, que no es real, que son actores interpretando un guión, sin embargo, tomándolo como real; lloras. Solo son imágenes proyectadas en la pantalla, no tienen ninguna realidad, ninguna substancia, pero esa percepción ha conectado con impresiones previas en tu mente y estas han conectado con emociones y sensaciones previas y las lagrimas de forma inevitable surgen haciéndote llorar sin poder evitarlo. Si esas experiencias previas no estuviesen allí entonces simplemente estarías dándote cuenta de la película que estas viendo y las lagrimas no surgirían.

Para aliviar y borrar estas impresiones tenemos que extraer de esa poderosa Luz que reside en ti. En ese rayo de luz la oscuridad se desvanece. La pequeña llama que es el ego, no tiene el poder ni la fuerza de competir con la luz del sol. A la luz del sol, ni siquiera puedes ver la llama de la vela que es el ego. Su luz se funde en la luz del sol, pero pierde todo su poder de hacerte ver. Bañaros en la Luz del sol. En ese calor se encuentra la total pureza. Esta ya ahí, no la tienes que conseguir. El esfuerzo que tienes que hacer es para conocerLe, darte cuenta de esa pureza que es inherente a ti todo el tiempo.

Así pues que aceptad todas las circunstancias de la vida. Mucha gente cree que sera mejor persona si no acepta las circunstancias de la vida. No, eso no funciona así. Eso es una noción equivocada. No puedes ignorar que esta ahí. Ignorar algo es ignorancia; acepta las circunstancias y responde con tu acción al reto que te plantean.

Tenemos que traer todas estas complejidades filosóficas, metafísicas y teológicas a la vida práctica y cotidiana. Si la acción que realizas cada día se hace sin egoísmo, entonces te haces uno con el ahora de la acción en la vida. Al actuar sin egoísmo, de forma natural desarrollas devoción en todas las acciones que realizas y así poco a poco te vas haciendo un amante de la vida. Y cuando combinas la acción no-egoísta con el amor por la vida, en esa luz de ese amor desarrollas el conocimiento de la Verdad de la vida y de forma natural cierta comprensión, cierta cognición del milagro de esta existencia toma consciencia en la experiencia que estas viviendo y así te haces sabio. A todo esto se llega con la práctica de la meditación.