“Hombre, conócete a ti mismo”

Templo de Apolo - Delfos - Conocete a ti mismoAsí rezaba la inscripción en el templo de Delfos y hoy cruzamos sus puertas según nos acercamos al final del mes que dedicamos a la muerte.

Hemos contemplado muchas cosas este mes día a día y hoy hacemos un pequeño repaso de este proceso de auto-descubrimiento en el que morimos a lo viejo para nacer a la nueva vida. Ya prácticamente ha caído toda la hoja y pronto nos adentraremos en el mes que nos dirige al invierno. El mes del amor.

Llevamos unos días con contemplaciones muy profundas, tanto que llega un momento que se hacen desde el vacío de la muerte. Sin embargo, la enseñanza de la que estamos hablando es una enseñanza de siempre que habla de la vida, la que se trasmitía en Delfos y la que se ha trasmitido siempre: en las novelas y tratados filosóficos, en la poesía, en la pintura, en la música, en la danza, en todo aquello que inspira el corazón del hombre en la búsqueda de su esencia.

Vivimos unos tiempos donde sin duda estamos en el proceso de morir a lo viejo, a modos y formas caducadas que darán vida a nuevas formas que a su vez caducaran. Y así sucesivamente. La espiritualidad, tal y como nosotros la comprendemos, no tiene que ver con ningún tipo de creencias. Es más, la búsqueda de la verdad es un proceso eterno en el cual, el propio proceso de búsqueda es el proceso de llenado y así, el camino que es la vida, se convierte en la verdad de la vida. Pero la verdad no es una cosa, la verdad que puede ser expresada no es la verdadera verdad, podríamos decir remedando el primer verso del Tao Te King.

La enseñanza espiritual hace 3.000 años, o hace 2.000 años, o el siglo pasado o hoy es en realidad la misma enseñanza, simplemente contada en un lenguaje adecuado a los tiempos, adecuado al grado de comprensión de cada momento, pero habla al mismo corazón que había en el ser humano entonces y hoy. Por eso entendemos a Platón cuando lo leemos, o nos emociona la poesía del Cantar de los Cantares o del Cántico Espiritual. Por eso comprendemos los significados de la Tragedia Griega y lo que expresaban en el particular lenguaje de aquellos tiempos. El lenguaje era otro, pero el lenguaje señalaba hacia lo mismo y no debemos confundir el dedo con lo que apunta el dedo.

La enseñanza espiritual viene a solucionar el problema de la capacidad que tiene el hombre de desnaturalizarse y de alguna manera ir en contra de la propia naturaleza de la que es expresión. Este problema surge a partir del condicionamiento social que heredamos en la mente individualizada o lo que también podríamos llamar el sistema de impresiones a través del cual conocemos la existencia. Eso es lo que nos hace percibir la vida como problemática, y a pesar de que la mayoría de nuestros problemas son por pequeñas cosas, como la mala palabra que me dirigió hoy Tía Matilde, los hombres y las mujeres sufrimos. El maestro espiritual, como Sidharta el Budha o Jesús el Cristo, propone una manera de superar ese sufrimiento.

Las religiones son sistemas políticos y por lo tanto jerárquicos, la espiritualidad es a ras de tierra. De igual a igual.

Lee los pensamientos que para hoy trae Respuestas al corazón en la página 242

 15 de Noviembre                                                                             17 de Noviembre