Meditación - Noche de Reyes - Respuestas al corazón

Noche de Reyes

Es uno de los mitos que se han transmitido a través de generaciones, algo que sin duda excito la imaginación de los primeros cristianos y que por la inocencia del mensaje quedó en la memoria de generación en generación y aún hoy celebramos la presencia de estos tres reyes magos de Oriente que vinieron a adorar al niño que había nacido en Belén. ¿Pero quienes eran estos tres reyes magos? ¿Que sabemos de ellos?

El Cristianismo es una tradición que está basada en las enseñanzas de un hombre, llamado Jesús el Cristo que vivió al mismo tiempo que Julio Cesar, es decir en un tiempo donde había historiadores (Josephus, famoso historiador judío-romano de aquellos tiempos nombra a Jesús en una frase describiéndolo como un hombre sabio que enseñaba en Galilea), grandes arquitectos, estrategas, se conocía la logística, se construían carreteras, se documentaba y legislaba, había moneda. En definitiva una civilización como la nuestra pero con menos tecnología.

De hecho hemos heredado mucho de el imperio romano, incluido el concepto del derecho, del estado, de la democracia, del senado y tantas otras cosas como el teatro, la escultura y la estética imperial que aún hoy conservan los EE.UU en su capital Washington

La historia de Jesús esta oculta bajo el mito que se desarrolló, como esa historia que pasa de oído a oído en la fila de los niños y se convierte en la ultima boca que la cuenta en algo totalmente alejado de lo que ocurrió originalmente. Sin embargo, por la propia fuerza de lo que en realidad ahí ocurrió, es un mensaje que perdura y sigue inspirando hoy a hombres y mujeres de este planeta nuestro.

Y bien, ¿quienes eran estos tres reyes magos? ¿Quienes eran estos tres señores que venían del Oriente? Aquí en Occidente, el Oriente lo hemos ignorado siempre por alguna causa. Yo me acuerdo de pequeño en el colegio que cuando estudiábamos historia todo empezaba en Egipto, de la India o de Buda o del imperio de Ashoka que suministraba a Roma todo tipo de bienes a través de la ruta de la seda y de las especias y que en aquel tiempo representaba el 30% del PIB de la época (eso implica que en tamaño relativo era mas grande que EE. UU hoy), no se nos contaba absolutamente nada.

Así, al recordar a los tres sabios de oriente (traducción mas correcta) nos recuerdan a los tres lamas que vinieron a por el bebe Osel a Granada porque era la reencarnación de algún Budha. Y eso parece que los budistas llevan haciéndolo casi desde que murió Buda 6 siglos antes que Jesús.

Buscando quienes eran estos tres reyes se encontró un libro, un “evangelio” que estaba olvidado en los archivos del vaticano, lo hizo Brent Landau de la Universidad de Harvard que recientemente ha traducido al Inglés del Siriaco original el documento del siglo V de los archivos vaticanos. Este documento se cree está basado en otros anteriores, copiados por monjes de la Iglesia de Damasco y que datan del siglo 2. Es de hecho uno de los documentos más antiguos que se conservan. Recientemente esta traducción ha sido publicada por Harper Collins en EE.UU.

Las cosas más interesantes que dice este “evangelio” que esta atribuido por el escritor al relato de los reyes magos, aunque obviamente comenzó como tradición oral son:

Les describen como “Sabios de los misterios de la ciencia del silencio”. (Suena a meditación…) Hablan de ellos como que llevaban una “vida de silencio”. Se dice de ellos que “oraban en silencio” a la espera de que les llegara la visión del nacimiento de la estrella más brillante. Tiene una discusión con José y María, ya que María les acusa de tratar de robarle al niño. Ellos la convencen diciéndole que una persona de las características de Jesús puede estar en varios sitios al mismo tiempo. De hecho el documento asume que cuando ellos vuelven a su tierra, Jesús esta con ellos.

En dicho evangelio no se nombra a Jesús como el Cristo, sino que se habla de Él como el que se ha aparecido no solo a ellos de una manera congruente con su religión, sino que es “una de las múltiples instancias en las que se ha aparecido a la humanidad, ya que ha sido enviado para cumplir todo lo que se ha dicho sobre Él en toda tierra y en toda cultura”

Bueno, datos curiosos del archivo vaticano. La información que os doy esta sacada del libro “Revelation of the Magi” , que incluye la traducción del documento y que esta escrito por Brent Landau. Catedrático de Teologia en la Universidad de Harvard y especialista en el Cristianismo Primitivo y en las lenguas Siriaca y Copta.

Felices Reyes y mañana comienza el año de verdad, hoy hemos celebrado la ultima cosa de la navidad. El recuerdo que el Oriente existe y la meditación también. Quizás estemos más imbricados unos con otros de lo que parece. Según Gururaj , dos de los principales Upanishads fueron escritos por Jesús el Cristo.

Hoy Respuestas al corazón en la página 295 nos recuerda un hecho que todos conocemos en el fondo de nuestros corazones. Nosotros no elegimos al amor, el amor nos elige a nosotros. Lo mismo pasa con Dios, nosotros buscamos pero es Dios el que nos encuentra.

Esto me recuerda a algo que ocurrió hace mucho, mucho tiempo. En los mismos albores de la humanidad Dios estaba a la vista y todo el mundo sabía como encontrarle con lo que el pobre hombre tenía siempre una larga cola de gente con sus diversas peticiones que cada día se acercaba a Él con sus problemas. Pensando que había que hacer algo al respecto, Dios reunió a sus asesores para que le aconsejaran  con respecto a que se podía  hacer. En la reunión se propusieron diversas soluciones: uno dijo que se escondiera en los Himalayas, pero se descarto, pues pronto la gente lo averiguaría y de nuevo habría grandes colas de gente llenando las laderas de los montes Himalayas, otro propuso la luna, pero también fue descartado ya  que antes o después los humanos llegarían a la luna descubriendo su escondite y no tardarían en tener lanzaderas y viajes organizados para ir a realizar todo tipo de peticiones, fue entonces cuando el más joven y listo de los asesores propuso el escondite perfecto:

“Escóndete en el corazón de los hombres y nunca te encontraran, y cuando te encuentren, ya no tendrán nada que pedirte en todo caso” y así fue. Acuérdate de hacer tu meditación.

4 de Enero                                       6 de Enero