Aceptación y Entrega

Aceptación y EntregaHoy es un día como otro cualquiera, un día que pasará pronto, solo te quedan unas 16 o 18 horas máximo para irte a dormir.

Hoy puedes probar hacer este pequeño experimento: como podrás leer hoy en Respuestas al corazón en la página 258, el punto de partida es la aceptación de las circunstancias en las que te encuentras y entregarte a ellas con actitud positiva. Desde ahí fluir…

Ahora bien.. esto resulta fácil de decir, pero es mucho más difícil de hacer. Bueno, pues hoy lo vas a intentar. Solo es un día, poco a poco te iras acostumbrando, pero solo hace falta que lo hagas hoy, que pruebes esta práctica hoy. Sin obsesionarte, con simplicidad.

Lo primero mira a tu día hoy, cuando leas esto ya lleva unas cuantas horas probablemente, pero lo vamos a repetir mañana. La entrada de mañana es en realidad una continuación de la de hoy. Puedes usar el día de hoy para hacerte una idea de lo que vas a hacer mañana. Mañana, la entrada que estará en esta web disponible a partir de las 10:00 de la mañana, así como en nuestra página de facebook, la entrada simplemente te servira para orientarte en esta práctica que llevarás haciendo desde que te hayas levantado por la mañana.

Mira tu día y lo primero toma la disposición de hacer las cosas hoy de manera distinta. Como decía Einstein, si haces lo mismo obtendrás los mismos resultados. Hoy vas a hacer varias cosas de distinta manera. Solo hoy, solo para que tu mente pruebe la experiencia. De momento vas a decir que sí a todo lo que esperas hoy, a todo a lo que HOY te tienes que enfrentar. Le dices Sí. ¡Vamos a jugar!

Vas a comprometerte contigo misma a compensar todo pensamiento negativo que surja en tu mente. Por ejemplo si te surge el pensamiento: “joder ahora al coñazo del trabajo”, entonces lo compensas con un pensamiento positivo, a tu manera. Puedes pensar, bueno al menos tengo trabajo, o también; bueno si me molesta es que algo tengo que aprender, etc.. Mientras más elevada sea la compensación, más poderoso es la positividad que el pensamiento trae.

Vas a hacer una acción detrás de la otra también. Simplemente deja que tu mente penetre la acción que realiza en cada momento. Si la mente te empieza a decir esto y lo otro, no luches, observa los pensamientos mientras realizas la acción, sea esta cual sea. Puedes estar vistiéndote, comiendo, lavándote, cocinando, conduciendo, escribiendo un email. Simplemente lo que hagas, hoy hazlo una cosa detrás de la otra. No te agobies si tienes demasiadas cosas encima de tu mesa. Olvídate del resto, solo por hoy, y simplemente haz una detrás de la otra dejándolas fluir. Pasado mañana ya te vuelves a preocupar. Nada va a cambiar mucho y podrías descubrir muchas cosas haciendo las cosas de distinta manera.

También te relacionas con personas. Cuando te encuentres con cualquier ser humano. Tu vecino, tu hermana, tu madre, esposo o esposa, compañero o jefe; siente antes que esa persona es también un corazón como el tuyo que está actuando, pensando y sintiendo cosas, como tu. Y mentalmente honra eso primero y ponlo por delante de cualquier reacción de tu pequeño yo.

Y una cosa más, da un pasito para mejorar alguna característica de tu personalidad que te da la lata. Por ejemplo, si nunca sacas al perro, hoy sácale un ratito. Si fumas mucho hoy fuma un poquito menos. Sin agobiarte, sin querer cambiar nada, solo haciendo un poquito en la dirección que quieres imprimir en tu vida. Mañana seguiremos, pero lo haremos desde el mismísimo momento en que te levantes. Solo será un día, pero esto es una ciencia experimental y solo probándolo puedes comprobar su validez. Y por supuesto, hoy haz tus dos meditaciones. Mañana seguimos..


2 de Diciembre 4 de Diciembre