Amor después de la muerte

Amor despues de la meuerteLa entrada de hoy parece una broma. Pero bueno es un tema que sigue generando preguntas, preguntas que mucha gente se pregunta. ¿Que pasa después de la muerte? ¿Hay vida después de la muerte? ¿Esta la vida limitada al cuerpo o la vida es algo que no depende del cuerpo? ¿La identidad que me concibo ser, acaba con el fin del cuerpo que la sostiene?

Tradicionalmente se puede decir que hay dos aproximaciones a este problema, la que afirma que existe una “entidad individual” más allá del cuerpo particular en la que ésta se expresa en una forma de vida en evolución, y la que afirma que no existe ninguna “entidad individual”. Se puede decir que ambas cosas son verdad. Es solo una cuestión de lenguaje y de comprensión de la realidad. Sin embargo entrar en profundidad en e ste concepto llevaría mucho más que este pequeña entrada diaria. Si te interesa este tema síguenos en meditaya.com cada día y poco a poco iremos desgranando estas ideas.

En este mundo en el que vivimos ahora, de forma similar a lo que se ha sostenido a lo largo de los tiempos, la discusión continua y nuevas explicaciones están naciendo al sabor de los avances del conocimiento humano sobre la realidad. Sin embargo que es la realidad, la realidad solo tiene existencia para la consciencia que la percibe. Sin una consciencia que la perciba no hay realidad. En otras palabras, si la realidad es un objeto absoluto, entonces es solo con la participación de un sujeto absoluto que esta realidad tiene sentido.

Esta afirmación puede no parecer obvia a primera vista pero si piensas sobre ella, entenderás que sin la participación de un sujeto que la perciba, la luna no tiene una existencia cierta, compuesta como esta de partículas fundamentales que son solo algo concreto cuando son observadas, compuesta principalmente de espacio vacio, solo adquieren la forma real que les damos cuando el sujeto que las percibe las observa.

Últimamente, la Fundación Templeton, fundación dedicada a la investigación filosófica, científica y teleológica de las grandes preguntas; ha decidido dedicar 5 millones de dolares al Proyecto Inmortalidad. Entre las investigaciones agraciadas destacan las del científico Sam Parnia, director de investigación sobre reanimaciones en la Universidad de Nueva York, quien tratará de de determinar si en las experiencias cercanas a la muerte, las ECM son reales. Es decir, discernir si sus causas son físicas o, por el contrario, parapsicológicas o metafísicas.El hombre sigue queriendo saber que pasa con su consciencia después de la muerte.

Por otro lado el año 2007, un respetado científico e investigador sobre células madre escribió un articulo que disparo una vía de pensamiento nueva: La muerte, el tiempo y el espacio no existen. Son apreciaciones subjetivas de la mente. Se ha dado en llamar “biocentrismo”. El artículo salió publicado en el American Scholar y dio lugar a la posterior publicación del libro Biocentrismo que desarrolla su teoría. También el filosofo Thomas Nagel, en su libro Mind and Cosmos, explora esta nueva linea de pensamiento que se va consolidando poco a poco entre las mentes pensantes más prestigiosas del planeta.

La re-encarnación, el proceso de la evolución, el tiempo y el espacio; no son relevantes desde el punto de vista de la disciplina de la meditación. Es simplemente una explicación plausible para la razón, pero esto es una cosa y vivir la vida otra. El pequeño yo no se re-encarna, cuando dices en otra vida fui “tal y cual” estás cayendo en una trampa, pues el “yo” que habla tiene la misma duración que el cerebro que lo condiciona. Sin ambargo hay un proceso de experiencia acumulada que se va depurando en un proceso evolutivo. Por eso como dije al principio ambas cosas son verdad. Por eso hoy nos quedamos solamente con la parte poética del amor más allá de la muerte. Esa cualidad universal que reside profundamente enterrada en el interior, no nació y nunca morirá. Es el Amor, el Espiritu, el que no está separado, el que anima cada molécula de tu cuerpo, el sujeto que da existencia al todo. El “uno” sin un “segundo”.

No, no aparta a dos almas amadoras
adverso caso ni cruel porfía:
nunca mengua el amor ni se desvía,
y es uno y sin mudanza a todas horas.
Es fanal que borrascas bramadoras
con inmóviles rayos desafía;
estrella fija que los barcos guía;
mides su altura, mas su esencia ignoras.
Amor no sigue la fugaz corriente
de la edad, que deshace los colores
de los floridos labios y mejillas.
Eres eterno, Amor: si esto desmiente
mi vida, no he sentido tus ardores,
ni supe comprender tus maravillas.
Quevedo

Lee Respuestas al corazón en la página 303.

13 de Enero 15 de Enero