Arquitectos del camino

Arquitectos del caminoCon esto de las fiestas, llevamos dos días en los que que prácticamente solo hemos tenido tiempo para atender las necesidades y obligaciones derivadas de la fiesta de fin de año, y la necesidad de descansar el uno de enero de tanto jaleín.

Hemos pasado un poco por encima las importantes ideas prácticas que recorremos este mes en los que estamos definiendo la arquitectura del camino, por eso hoy nos vamos a entretener un poco en estos conceptos esenciales para toda persona que se aventura en el camino del desplegar (así lo llamamos nosotros), en definitiva el camino de aproximarte al fenómeno de la existencia más allá del miserable y temporal pequeño yo.

Esta disciplina, que vas a aprender a través de Respuestas al corazón, de las reflexiones diarias que hacemos desde este blog y de las técnicas de meditación que puedes aprender de cualquiera de nuestros profesores en España te guiaran por un proceso de desplegar la fuente de ti mismo en la experiencia de la existencia.

Como estamos en invierno, es tiempo de preparar los cimientos de lo que vamos a construir, de preparar la semilla que plantaremos en las próximas semanas. En nuestro caso, según hemos estado viendo estos últimos tres días en los pensamientos que propone Respuestas al corazón: Los dos palos de la cruz y la leche cortada con la que nos hacemos el yogur.

Los cimientos de la vida, desde el punto de vista de la experiencia de la existencia son los siguientes:

  • La experiencia de la existencia, ocurre siguiendo un ritmo diario que viene determinado por los tres estados de la mente. Sueño, sueño profundo y vigilia. Con respecto al pequeño yo con el que estamos identificados, solo el estado de vigilia es relevante. Durante el sueño profundo no hay nadie que pueda experimentar la existencia, durante el sueño con sueños, vivimos una existencia que sabemos irreal, durante la vigilia vivimos aquello que consideramos real.

 

  • En el estado de vigilia la mente se hace consciente del fenómeno de la vida, toma consciencia de la infinidad de partículas en movimiento que adquieren diversas configuraciones interdependiendo unas de otras y actuando impulsadas por la Ley Natural que es lo que podríamos llamar la ley de Dios, en el sentido que es la determinante.

 

  • En nuestra memoria, de forma única e individualizada, existe una realidad que consideramos central para la existencia, y que sin embargo no es central en absoluto desde el punto de vista de esta arquitectura. Son las memorias que tienes de ti mismo, lo que te cuentas a ti mismo de ti mismo, el personaje con el que estás identificado. A esas memorias te despiertas cada mañana al comenzar el día y al recordarlas consideras que son el centro de la existencia, lo que te impide ver la existencia tal y como es, donde ese pequeño yo que solo existe en tu imaginación y que nadie conoce, no es en absoluto el centro.

 

  • Durante el día tienes que hacer cosas. Con cualquier edad en la que estés leyendo esto, hoy tienes cosas que hacer. Tienes que vestirte ducharte, comer, etc… y tendrás que realizar alguna otra tarea, todos los seres humanos tenemos tareas que hacer, aún y si estamos en el paro, hay que salir a mandar curriculums por ejemplo. Aprender a actuar en plenitud, y hacer de cada acción una ofrenda, de cada acto un proceso creativo, de cada acción una expresión de nosotros mismos es uno de los pilares de este camino. Y es fácil conseguirlo. Lo haremos poquito a poquito.

 

  • Durante el día también piensas. Tonterías la mayor parte de las veces, pero en ocasiones tienes que decidir, y analizas las circunstancias, sopesas los pros y los contras de la situación, otras te preguntas por algo que quieres comprender, incluso a veces estas poético y tu mente fluye de forma creativa pintando, escribiendo o componiendo una canción. En todo caso del pensamiento, la práctica es el discernir. Discernir entre lo real y lo irreal, esa es la esencia del pensamiento y esa es su función. La pregunta es como lograrlo. Con este elemento arquitectónico. Nuestro pensamiento también tenemos que lidiar.

 

  • Por fin, durante el día también esta el sentimiento, ese palpitar que te hace sentirte vivo. Esa energía que notas en ti y que también da vida a todo lo que te rodea, esa energía que deja de estar en tu cuerpo el día que lo abandona. Antes o después, pero que sigue estando eterna en la manifestación en la vida tal y como es en este momento en el que tomas consciencia de ella. Este es el ultimo de los tres pilares con los que construiremos las bases del camino que vamos a recorrer, el que no va a ninguna parte, pues nos trae desde donde estamos hasta el aquí y el ahora de la existencia.

 

Con estos pilares vamos a construir el camino de vuelta a casa. Pero en este camino de vuelta a casa no podemos olvidarnos ni un solo instante de quien somos en realidad. Somos los que existimos, lo que existe, no la memoria que tenemos de la existencia, esa memoria no tiene una existencia real sino en nuestra particular forma de reflejar esta existencia que es por si misma. Lee los pensamientos que para hoy trae Respuestas al corazón en la página 292. Después de tu meditación, contempla como vas a comprometerte con este camino a ninguna parte, La Vida con mayúsculas.

1 de Enero                                      3 de Enero