Dejándote ser

dejándote serMañana termina Sagitario. El ventiuno, con el solsticio de invierno, entramos en nuevo signo y en una nueva estación. Según algunos, también en una nueva era, pero esa nueva era es la que cada uno comienza. Puedes comenzar hoy, mañana, el ventiuno o cualquier otro día de tu vida.

El próximo sábado entramos en una nueva estación, un nuevo periodo trimestral, y le dedicaremos un tiempo a prepararnos y a sintonizarnos con sus cualidades particulares. El tiempo del invierno.

Nos acercamos al día más oscuro. A partir del viernes a las 11:10 de la mañana el sol comienza su despertar ascendente que empezaremos a notar con la entrada del nuevo año. El próximo sábado ventiuno de Diciembre, fin de semana de Navidad, comenzamos las vacaciones  con las que celebramos el nuevo tiempo por venir. El nuevo año a vivir.

En el momento más oscuro, en paralelo, llega el anuncio de un nuevo tiempo, de una nueva era, del nacimiento del niño dios en el anhelo del amado presente en todo corazón humano. En los próximos dos días, también, llega el tan anhelado por muchos “fin del mundo”. Hay muchos artículos escritos sobre el patrón apocalíptico que tenemos las civilizaciones cristianas, patrón que nace del incomprensible Apocalipsis que se incluyo en la Biblia como herramienta de dominio de la sociedad a través del miedo de la incomprensión.

Nosotros enseñamos, como Jesús enseño y como enseñaron todas las grandes tradiciones espirituales y de sabiduría de la humanidad, a no tener miedo, a ser libres. Para ser libre, para ser uno mismo completamente, para dejarte ser y dejar que las cosas ocurran; la mente analítica, aunque necesaria, es una herramienta muy limitada a la hora de darte la protección que quieres para superar tus miedos.

Hay una energía muy sutil en la naturaleza que vibra y captamos con los niveles más elevados de nuestra mente. Esa vibración la sentimos como el amor gentil, cálido y profundo del corazón hacía todo en general. Las técnicas de meditación y las prácticas espirituales te conectan con esa energía sutil del corazón. Y esa luz, ese sol interior nace desde lo más profundo de tu ser como el niño dios que reside en la bondad natural de tu esencia. Ese es el Dios que te protege de las perversiones y miserias del pequeño “yo” y sus ansias manipulativas construidas sobre la mentira. La luz que nace de nuevo el día más oscuro pronto disipara la oscuridad de los pequeños quereres innecesarios y nos descubre la luz de la existencia de esa indefinible cualidad que en sanskrito llaman shakti y que es la base de la experiencia de la plenitud y por tanto de toda protección.

Así pues que de que nos queremos proteger en realidad. ¿De la muerte? ¿De perder nuestras posesiones materiales o emocionales? ¿Y acaso eso es lo que te proporciona plenitud? Que venga lo que tenga que venir, que si viene, cuando venga, lo enfrentaré como un león no como un ratón. En el mientras tanto hoy hacemos lo que tenemos que hacer hoy. Una cosa detrás de la otra, con devoción, con esa sutil cualidad que nace del corazón y que se activa tanto a través de la meditación y las prácticas espirituales.

Lee los pensamientos que hoy propone Respuestas al corazón en la página 274 después de tu meditación.

18 de Diciembre                              20 de Diciembre