Un día de meditación - Respùestas al corazón

El mes de Escorpio, después de la cosecha, es el mes de la caída de la hoja, del abandono de lo viejo para que pueda renacer lo nuevo la primavera siguiente. Estamos en este proceso. Lo nuevo nace desde dentro, lo viejo es lo de fuera. Este es un mes donde abandonamos cosas viejas de fuera que desde el impulso interior serán nuevas cosas la primavera que viene. En estos tiempos de crisis además, y crisis significa cambio, tenemos que aceptar la muerte de muchas cosas viejas, expresadas en el exterior, en nuestras circunstancias.

¿Tiene algún propósito la vida? y si tiene algún propósito, ¿para quien tiene algún propósito? Leemos hoy cada uno de los pensamientos que para hoy trae Respuestas al corazón. Leemos el primero y cerramos los ojos dejando que la mente lo contemple y lo haga práctico hoy. ¿Cual es el propósito que estoy buscando en esta vida?

Abro los ojos y leo el segundo pensamiento para el día en la página 229 de Respuestas al corazón. Contemplo mi concepción de la ley natural y de la manifestación. Millones de particulas interaccionando unas con otras en una interdependencia que va más allá de lo que tu mente puede imaginar. Y en todo esto ¿Quien soy yo? ¿Quien es ese yo que toma consciencia de todo esto?

Leemos el tercer pensamiento y lo contemplamos. Contemplo mi anhelo de esa felicidad profunda, solida e indestructible que mi corazón conoce y busca.

Leemos el cuarto pensamiento en la página siguiente. Y volvemos a intentar hoy mirarnos al espejo. Mirarnos sin compararnos con nada ni con nadie, como un niño desnudo frente a Dios. Desde esa desnudez, mira dentro de ti. Ante Dios te puedes desnudar, Él acepta graciosamente todas tus expresiones, pues ninguna de ellas es sin Él, aunque ninguna de ellas es Él.

Hoy hacemos una meditación dejando que la mente contemple estos pensamientos.

Continuar leyendo..