El libre albedrío usado prácticamente

rightwrongEstoy en Barcelona en casa de Jordi. Hemos tenido una agradable conversación sobre la situación en la que se encuentra en la actualidad nuestra sociedad. De la importancia que tiene en realidad darle importancia a las cosas que realmente nos importan. Y realmente nos importan los amigos, la paz en el corazón, el bienestar, el buentrato, la verdad, cosas de esta naturaleza.

Existe la palabra maltrato, pero no existe la palabra buentrato. Quizás a veces ponemos demasiado énfasis en lo negativo. En echarle la culpa al otro, en buscar el problema fuera de nosotros. Nos cuesta hacernos responsables de nuestra propia vida.

El libre albedrío que suponemos tener, no es otra caso que un saco de impresiones, de patrones y comportamientos adquiridos a través del proceso evolutivo que definen y determinan nuestras interacciones con el entorno y del que nos podemos hacer conscientes, liberandonos de esta manera de su yugo y fluir con la ley natural, que es lo mismo que decir; en armonía con la vida.

El ser humano tiene la capacidad, a través del libre albedrío, de ir en contra de las leyes de la naturaleza que lo determinan. El libre albedrío es un concepto muy difícil de tratar sin utilizar la dimensión espiritual del ser humano. Si la naturaleza esta completamente determinada por leyes inmutables, el libre albedrío no existe. Si existe algo capaz de ir contra las leyes de la naturaleza, entonces hay algo que esta por encima de las leyes de la naturaleza, o que está más allá de estas.

Desde ese punto de vista, ningún ateo convencido y activista, negará de alguna manera su libre albedrío al tomar la opción de la creencia atea. En ese caso, ese “eso” que es capaz de decidir, más allá de lo que esta determinado por el propio sistema natural que decide (en este caso las leyes que rigen el sistema cuerpo/mente del ser humano), es un algo que no está determinado por ninguna ley natural, pues si así fuese, no es que tu seas ateo, sino que las leyes que rigen tu sistema cuerpo mente han determinado que seas ateo. Luego tu no eres ateo, el sistema es ateo.

Esa voluntad última, ese es al que llamamos El Ser o Dios que es lo mismo. Ese es el que decide, la voluntad. Ese Ser que existe en ti, existe en todo otro ser, no solo humano sino que todos de alguna manera forman parte de esa cualidad. Incluso una roca es parte de esa cualidad del Ser. Y ese Ser, la suma total de toda la  manifestación, el Ser de esta manifestación, esa voluntad última que hay detrás del sistema natural que el ateo reconoce en él a la hora de tomar sus decisiones, a ese Ser lo llamamos el Dios Personal.

Es que Jordi y yo hablábamos de lo malsonante de la palabra Dios en estos tiempos que corren. Y es que tenemos la palabra Dios asociada a la Iglesia, y a conceptos y cuentos para niños. Los adultos sabemos que los reyes son los padres, y tenemos a Dios asociado a lo sobrenatural y al cuento de los Reyes Magos, mientras que Dios se expresa en su manifestación en cada instante. Y eso es culpa de la mala enseñanza espiritual que hemos recibido en prácticamente todas las culturas. Cada cultura cojea de un pie distinto, pero todas cojean bastante.

Hoy 25 de Abril, Respuestas al corazón nos habla de la filosofía práctica y de nuestro lema: Vida, amor y risas..

Lee los pensamientos que trae el libro, que son mucho mejores que los míos, síguelos cada día  y te irán guiando en un camino de transformación.

Es tan simple ser feliz, pero tan difícil ser simple.

23 de Abril                                   26 de Abril