Libre de confiar

Pronto llegará el momento de la siembra, momento donde la semilla se entrega a la tierra para desplegar su potencial acogida por la madre naturaleza. ¿Tan difícil es confiar en un proceso que es simplemente natural?

Confianza quiere decir con fe. Con fe en Dios o en ti mismo, que es lo mismo, pero con fe. Con una convicción interior, una convicción que la experiencia confirma y que te dice que eres posible. Decía mi maestro: “Impossible -en inglés imposible”, solamente tienes que añadir una apostrofe entre la “I” y la “m” y se convierte en “I’m possible”, yo soy posible.

Cada semilla tiene su posibilidad y su propio desplegar y de su posibilidad y su desplegar te haces consciente cada mañana al despertar a un nuevo día.

Anoche escuchaba un debate sobre la existencia de Dios, y como es habitual en este tipo de debates hoy en día, sin duda que los que defendían la no existencia de Dios tuvieron mejores argumentos, y eso que los que lo defendían eran teóricamente buenos y sensatos, Deepak Chopra y una señora que no se quien es, pero que es mejor que Chopra, que peor no puede estar la verdad. Algún día tengo que ir a uno de esos debates..

Cuando decimos que el hombre es Divino nos referimos al resultado de un modelado que ha llevado 13,700 millones de años al menos. La divinidad inherente en la manifestación se hace consciente de si misma a través de un proceso evolutivo y como ser humano tomas consciencia de ti mismo y de la naturaleza de la que eres hijo, y esto es una experiencia al alcance de todo hombre y mujer.

La felicidad no es algo que tengamos que conquistar, la felicidad es un derecho de nacimiento, tienes derecho a la felicidad y a la paz. Los derecho se exigen, no se ruega por ellos. La felicidad no es cuestión de rogar, es cuestión de confianza, de fe en definitiva. Ésto no es una creencia, sino el resultado de la observación y la experimentación. Esto de la espiritualidad es una experiencia que se vive cada día. No es una experiencia que se tiene un día mientras meditas, por muy bonitas e impresionantes que puedan ser ciertas experiencias durante la meditación.

A veces nos pasan por ruedas de molino. ¿Y que? Que venga lo que tenga que venir, que cuando venga, si viene, lo enfrentaré como un león. En el mientras tanto solo tienes hoy. Es fácil hacerlo bien, con atención plena, observando al pequeño yo actuar como cuando hacemos la meditación. Conscientes de estar sujetos por el prana de la vida a la que nos conectamos a través de la respiración. Una cosa detrás de la otra, fluyendo en una meditación que pasa a durar 24 horas eventualmente, pues ni durante el sueño llegas a abandonar esa consciencia plena y en paz que es lo que anima toda la existencia.

Esperanza, siempre hay esperanza. Pero en realidad no necesitamos esperanza, ¿porque esperar?, si existe aquí, para que queremos esperar. Descúbrelo aquí y ahora. Hoy. Viviendo la vida en confianza, sin miedo, momento a momento. Hoy tienes todo un día para practicar. No lo pierdas.

Haz tu meditación y lee los pensamientos que para hoy trae Respuestas al corazón en la página 319 y contémplalos después de tu meditación.

30 de Enero                                       1 de Febrero